La muerte será siempre el broche final de la vida, no hay marcha, nadie está exento. Este año se adelantaron muchos músicos, de muchas formas. Como resultado de los excesos que vivieron en los años setenta, las enfermedades crónicas y los accidentes.

Es aquí donde me viene a la mente Lazarus, uno de los sencillos de David Bowie, que hace referencia directa al pasaje bíblico de Lázaro, quien se levantó de entre los muertos, logró volver de la muerte. Suena curioso que todo el disco haya tratado temas parecidos, como si en algún momento pudiéramos conocer lo que Bowie sentía al saber que moriría.

“Mira aquí, estoy en el paraíso, tengo cicatrices que no se pueden ver, tengo drama, no puede ser robado, todos me conocen ahora”

Mucha gente se ha preguntado por qué lloramos a aquellos que nunca conocimos en persona. Ellos, que no saben de nuestra existencia, de alguna forma nos acompañaron, formaron parte de alguna etapa de esta vida que también en algún momento terminará, y seguirá así una cadena. Formaremos parte de la vida de alguien más que, aunque la conozcamos o no, la haremos cambiar.

La idea tampoco es que la gente se haga fan de algún artista inmediatamente después de su fallecimiento. La muerte de George Michael disparó sus reproducciones en plataformas de streaming, y su partida -como la de muchos- fue un pretexto para enjuiciar a aquellos que aparentaban volverse fans de toda la vida. Pero aquel músico que escuchamos se logró atesorar en la vida de cada persona, sea una canción, o un álbum. No creo que Juan Gabriel haya escrito y compuesto música exclusivamente para aquellos que escuchan álbumes enteros o se desviven por una banda, sino que escribía para llegarle a cualquier ser humano.




Por única vez, hay que juntarnos y celebrar a aquellos que dedicaron su vida a formar parte de la nuestra, a reconfortarnos y hacernos vibrar con su arte. Sin fans, sin possers, sin amarillismo, sin poses. Solo música. Y como diría aquella canción de El Haragán:

“No estoy muerto simplemente estoy durmiendo, no estoy muerto simplemente estoy un poco cansado”.

Feliz año 2017.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: