4 your eyez only es el último trabajo de estudio a cargo de J. Cole, rapero estadounidense que ha recorrido en su carrera un amplio espectro de géneros, de instrumentaciones, de beats y de problemas. Es común encontrar que el nuevo público de este cantante se refiera a sus letras como honestas, preocupadas por situaciones reales, sin embargo, lo cierto es que Cole ha caído en más de una ocasión en los clichés del rap y hip hop. Probablemente su gran logro es que no le importa la crítica.

Famoso por sus intros, J. Cole ha rendido 4 álbumes a la fecha, y el intro de 4 your eyez only no es la excepción en su cuenta impecable de oberturas.  Desde For Whom the Bell Tolls, Cole deja clara su intención con el álbum, de ritmos tranquilos y cadenciosos. Para mí -para nosotros- mortales ajenos a la vasta cultura negra, la lentitud del álbum es un regalo, una pausa, de vibra citadina y nocturna, de nightdrive, de día lluvioso. La mayor crítica a este álbum ha sido que muchos le consideran somnífero, pero la pregunta real es si esto está mal. ¿Por qué un rapero no puede permitirse este tipo de retos?

J. Cole, Kendrick Lamar, Nuevo Album, New Album, Music, Musica, Escuchar, Rap, Hip Hop, 4 your eyez only

Un hotel invitó a sus huéspedes a dormir con ellos si la hueva del álbum les ganaba.

Immortal es el segundo corte del álbum, donde lo importante es la letra. Inmutable, el disco permanece en la bruma, pero nunca en la pesadez. De la misma forma, Deja Vu mantiene el perfil de las canciones anteriores, con coros ahogados en el reverb, dándoles un aura de suspiro. Ville Mentality es, probablemente, la mejor ambientación que Cole haya creado en su relativamente corta carrera, con tintes de jazz e easy listening, acompañado de la rima que recorre los instrumentos de viento como seda, que se desliza de a poco y finalmente cae. A pesar de ello, la lírica está lejos de ser así de suave.

Hasta este punto, el álbum ha recorrido con sus letras temas que van del suicidio, a la desesperanza, la adolescencia y el amor. J. Cole es un escritor sin un ápice de temor para poner el dedo en la llaga, que profundiza en los problemas del gueto, tema común en el género. Cole va más allá, con un enfoque más personal e introspectivo.

She’s mine es una pieza a piano que cualquier compositor de soul actual podría envidiar. Si alguien cree que la voz femenina es la idónea para este género, este track podría cambiarle el paradigma. Hay que recordar que, aunque lo intenten con desesperación, cantantes como Adele pertenecen a otra tradición musical del soul o del rythm and blues, una que se ha hecho a la medida de una industria que pide canciones para cortarse las venas, pero con la menor profundidad posible, empapadas de pop. She’s Mine es el rechazo de esa perversión del soul, con un arreglo de cuerdas excelso y el piano que apenas y acompaña la voz.

Change regresa el brillo al disco con un tema alivianado y acelerado en las percusiones y la voz, que cortan ritmo para dar lugar a los suspiros, a los coros femeninos apenas audibles y armónicos. Una vez más la recurrencia del easy listening en el disco, un respiro, el chill out. Las letras de Change hablan al escucha como consejero. En los oídos correctos, las palabras de Cole podrían ser joyas. El final del track es desgarrador, existe incluso un cierto deseo de romper la cuarta pared, de hacer partícipe al escucha de la narración.

Neighbors es, con seguridad, el corte más flojo del álbum, sin embargo, permanece en la línea de todos los tracks. En ningún momento se pierde la coherencia o la línea del álbum.

Foldin’ Clothes es un conjunto increíble de una línea de bajo pegadiza y un rasgueo de funk que recuerda a Nile Rodgers. La letra podría ser un éxito del pop, si no lo hubiésemos convertido en la vacuidad total después de los 80’s. Este track es una canción de amor con alma vieja y referencias muy actuales, casi sarcásticas.

Finalmente, la segunda parte de She’s Mine y la pista homónima del álbum, que continúan en el repaso de J. Cole del soul y el jazz, con un tinte más oscuro y letras que hablan sobre su preocupación como padre primerizo, como humano, como persona.




Todo el disco habla sobre el dilema del buen comportamiento, de las raíces familiares y el amor fraternal, de los problemas de crecer en las calles y de la redención, de relajar el paso y optar por los caminos menos rocosos, con una madurez musical pocas veces vistas en el rap y el hip hop de nuestros días. 4 your eyez only es una buena introducción a estos géneros para los verdaderos fanáticos de la música que tal vez se hayan visto repelidos por el mundo aparentemente pretencioso de estos ritmos.

Ante la aparición de este álbum, se ha rumorado la colaboración de J. Cole con Kendrick Lamar para un proyecto futuro. Lamar, también reconocido por la gran inteligencia de su música y sus letras. Esperemos que suceda, y que el álbum sea, al igual que este, un soplo de aire frío que más que congelar, refresca.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: